Subió a 17 la cifra de víctimas por uso del cigarrillo electrónico en EEUU

La cifra de defunciones aumentó después de que Virginia y Nueva Jersey reportaran su primera víctima como resultado del vapeo.

Diecisiete personas han muerto en Estados Unidos por lesiones pulmonares relacionadas con el consumo de cigarrillos electrónicos en el país, informaron este martes las autoridades sanitarias.

La cifra de defunciones aumentó después de que Virginia y Nueva Jersey reportaran su primera víctima como resultado del vapeo. En el caso del primer estado, se trató de un adulto que vivía en la región suroeste. Murió el 26 de septiembre en un hospital en Greensboro, Carolina del Norte.

“Me entristece profundamente anunciar la primera muerte de un residente de Virginia relacionada con este brote”, dijo el martes el comisionado de salud del estado de Virginia, Dr. M. Norman Oliver, en un comunicado.

La muerte de Nueva Jersey se trató de una mujer adulta que vivía en la parte norte del estado, el incidente ocurrió en agosto y fue anunciado por el departamento de salud local. El grupo de trabajo sobre dispositivos electrónicos para fumar del estado, lanzado por el gobernador Phil Murphy en respuesta al brote de enfermedades, investigó la muerte.

“El Departamento de Salud de Nueva Jersey se entristece al anunciar una muerte asociada con este brote. Esta muerte subraya los peligros potenciales asociados con el vapeo ”, dijo Judith Persichilli, comisionada interina del Departamento de Salud, en un comunicado.

El 26 de septiembre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron que se habían confirmado 12 muertes a lo largo del país. Los estados reportados fueron California, Florida, Georgia, Illinois, Indiana, Kansas, Minnesota, Mississippi, Missouri y Oregón. Posteriormente, los departamentos estatales de Nebraska, Carolina del Norte y Oregón confirmaron otras tres muertes.

La agencia federal detalló que al menos 805 personas han sido afectadas por lesiones pulmonares relacionadas con el consumo de cigarrillos electrónicos. En su mayoría, se trata de pacientes que consumieron tetrahidrocannabinol (THC), el principal componente psicoactivo de la marihuana.

“Muchos pacientes han informado que usan THC y nicotina, y algunos han informado el uso de productos de cigarrillos electrónicos que contienen solo nicotina”, matizaron los CDC.

Cigarrillo electrónico (Shutterstock)
Cigarrillo electrónico (Shutterstock)

Hasta el último reporte, se identificaron 31 casos de lesiones pulmonares en Virginia. En Nueva Jersey, se han reportado 14 casos.

En su mayoría, los afectados, que residen en 46 estados, son hombres (72 %) y personas entre 17 y 38 años de edad (67 %), según los CDC. Se desconocen todavía “la causa específica de estas lesiones pulmonares”.

“La investigación no ha identificado ningún producto específico de cigarrillo electrónico o vaporizador (dispositivos, líquidos, cápsulas de recarga y/o cartuchos) o sustancias vinculadas a todos los casos”, agregaron. Sin embargo, sus últimos hallazgos sugieren que el THC puede desempeñar un papel en el brote, y los funcionarios sospechan que la exposición a químicos puede estar causando las lesiones pulmonares. Queda por revolver cuál es el químico específico responsable del brote.

Los CDC recomiendan “abstenerse de usar cigarrillos electrónicos o productos de vapeo” mientras avanza la investigación. La semana pasada, estados como California, Nueva York y Michigan han anunciado acciones para reducir el consumo de vapeo juvenil y prohibir la distribución de productos ilegales relacionados con los cigarrillos electrónicos.

Los estados también han alertado por la venta de productos alterados en las calles, especialmente cigarrillos electrónicos o productos de vapeo con aceites de THC y cannabidiol (CBD que no es psicoactivo y tiene propiedades médicas para el tratamiento de enfermedades.

Además insistieron en que los fumadores no deben “modificar o agregar ninguna sustancia a estos productos” que no esté especificada por el fabricante.

Juul Labs, una compañía que produce productos de vapeo, se ha mantenido alerta debido a la creciente popularidad de sus cigarrillos electrónicos, especialmente entre los menores. La semana pasada, el CEO de la empresa, Kevin Burns, renunció a la compañía en medio de una creciente preocupación por los posibles riesgos para la salud de sus productos. La compañía también suspendió la publicidad impresa y digital.

En medio de esta ola de defunciones, el presidente Donald Trump ha pedido a la Administración de Alimentos y Medicamentos que considere la prohibición de todos los productos de vapores con sabor.

Fuente: Infobae

Deja un comentario