Valle de Uco y Sur de Mendoza|Jueves, junio 22, 2017
Usted está aquí Home » Destacadas » Renunció Raúl Millán.

Renunció Raúl Millán. 

resize_1386739351

Acosado por múltiples denuncias, muchas de ellas, en plena investigación penal y otras, en el ámbito de Auditorías y de Fiscalía de Estado, finalmente, Raúl Millán presentó la renuncia como titular del ISCAMEN, cargo que venía ostentando desde el año 2013.

El periodista Mariano Bustos, publicó algunos de los pormenores de tal situación, y se desató el escándalo.La Fiscalía de Delitos Complejos está investigando diversos presuntos delitos que se habrían cometido durante su mandato.

Entre los temas sobresalientes, MDZ publicó lo mas comprometedor por lo que Millán deberá dar explicaciones a la Justicia en breve.

Al poco tiempo de asumir, Millan despidió a una auditora, dividió la Asesoría Legal del sector de Apremios, designando a su vez nuevas autoridades. Al mismo tiempo, se conformó un sector legal paralelo en la secretaría de la presidencia, donde la máxima autoridad es su hija Margarita. “Es quien revisa todo el material importante que yo después tengo que firmar”, explicó Millán a MDZ.

La pesadilla de Millán comenzó el 20 de abril de este año, cuando fue denunciado por la excoordinadora de Asuntos JurídicosEstela Fabiana Duperut. La lista de supuestos desmanejos incluía nepotismo, irregularidades en la licitación y adjudicación de servicios, despidos y uso indebido de fondos. Muchas de esas inconsistencias también habían sido detectadas en una auditoría solicitada por el ministerio que dirige Enrique Vaquié, la cual fue llevada adelante por la licenciada María Teresa Badui.

A continuación reproducimos el quién es quién en el Iscamen de Millán:

Leandro Montané: Fue el presidente que precedió a Raúl Millán al frente del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza. Todas las decisiones se siguen tomando en conjunto y hoy es el segundo en el orden de mando de la institución. Fue quien incorporó a mucho del personal que hoy se desempeña en Iscamen, entre ellas la propia Margarita Millán. Ex cuñado del senador Julio Cobos, estuvo casado con la hermana de la esposa del senador. Hoy su relación no sería buena.

Pablo Ferrari: Es el contador del Iscamen y llegó al órgano de control fitosanitario durante la gestión de Montané. Dentro del instituto logró consolidar poder propio y rodearse de gente de su confianza. Es pastor religioso y a muchos de sus fieles los ingresó como personal contratado o les consiguió tareas temporales en construcción, arreglo de vehículos o el alquiler de rodados. Bajo su supervisión se construyó un comedor para el personal, cuyo costo ha llamado la atención de los investigadores.

Sebastián Carelli: Es el encargado de recursos humanos del instituto y es hombre de confianza de Millán. Su hermano, Pablo Carelli, fue denunciado ante la Justicia por posibles irregularidades en la contratación de seguros para el Iscamen.

Duperut

Estela Fabiana Duperut: Fue coordinadora de Asuntos Legales hasta hace poco tiempo, pero pidió licencia psiquiátrica y denunció persecución por parte de las autoridades del Iscamen. Pese a estar de licencia, la acusan de seguir asistiendo a otros trabajos y tomar exámenes en la Facultad de Derecho de la Universidad Champagnat, donde da clases. Sus denuncias en Fiscalía de Estado y ante el Ministerio de Economía fueron el desencadenante de investigaciones y auditorías que se están llevando a cabo por estos días.

Abel Albarracin

Abel Albarracín: Es pareja de Duperut y también trabajó durante años en el Iscamen. Incluso, era el encargado de Legales y al retirarse dejó en su lugar a su mujer. Hoy en día trabaja en Fiscalía de Estado junto a Fernando Simón, aunque también es presidente de la Fundación Santa María de la Universidad Champagnat, donde también es empleada Duperut. Por otro lado, también es apoderado de la Fuesmen en Mendoza. Si bien se ha excusado de intervenir en la investigación que lleva a cabo Fiscalía de Estado, es uno de los principales impulsores de las acciones que se están realizando en el Iscamen.

Enrique Vaquié: El Ministro de Economía, Infraestructura y Energía está siguiendo de cerca el conflicto que existe en el Iscamen. Si bien es un ente autárquico, en Casa de Gobierno evalúan una posible intervención en base a las irregularidades que se fueron detectando.

Las sospechas

Alquileres cuestionables: Una de las probables irregularidades cometidas por la gestión actual gira en torno al alquiler de vehículos y otros elementos mediante licitaciones o a través de contratación directa. En el caso de los rodados que alquila el Iscamen, existen casos en los que se trata de autos pertenecientes a familiares de empleados jerárquicos o amigos del poder. Las denuncias apuntan contra un empresario de Tunuyán llamado Raúl Brantiz, a quien señalan como el principal beneficiado a la hora de alquilar coches y otras herramientas de trabajo.

Tareas sobrevaluadas: Además de los alquileres, existen sospechas sobre otros trabajos realizados en el Iscamen. Por ejemplo, la construcción de un comedor y de baños de en las barreras sanitarias por montos elevados. A los auditores les ha llamado la atención el hecho de que decenas de personas contratadas como albañiles o mecánicos están domiciliados en el Barrio infanta de Las Heras, donde también están radicados titulares de los vehículos que alquila el Iscamen. Muchos de ellos serían feligreses de la iglesia en la que Pablo Ferrari es pastor. Además, también existen dudas acerca de los viáticos que se desembolsan por consumo de combustible y el modo en que se acreditan los kilómetros recorridos.

Compras irregulares: Otro escándalo que se comenta por los pasillos del Iscamen es la compra de una levadura en mal estado para la alimentación de las moscas que se utilizan para controlar plagas. Esto habría provocado la muerte de varios ejemplares. A eso se suman sospechas en la compra de mix nutricionales por precios irrisorios.

Fondos desaparecidos: Otra de las denuncias gira en torno al préstamo de 1.5 millones de pesos a la Municipalidad de Santa Rosa para la construcción de corrales en el marco de un programa de destete animal. El dinero fue girado a través del Iscamen, que tenía que controlar la inversión. Sin embargo, el ex intendente Sergio Salgado no utilizó el dinero con el fin que tenía destinado. Este caso es investigado por el fiscal de delitos complejos Santiago Garay.

Agregue un comentario

You must be logged in to post a comment.