Profeta en su tierra

Y un día sucedió…..María Laura Micames, puso fin a una larga espera. Por fin, después de la hermosa Nury, la corona Vendimial, regresó a casa.

Y no fue casualidad. Muchos factores intervinieron. Por supuesto, en primer lugar, la belleza fresca y simpatía espontánea de María Laura. Pero también, la estrategia comunicacional trazada desde el municipio sancarlino. Y ni qué hablar, de la experimentada Silvia Arenas, quien ya atravesó tres gestiones consecutivas, demostrando su compromiso con la camiseta de la municipalidad, mas allá de cualquier partido político.

Jorge Difonso, fue el encargado de recibirla, y ser testigo de una masiva participación popular, que “coronó” nuevamente a la reina, pero esta vez, con aplausos y alegría desbordante.

Capítulo aparte para los obreros municipales, que como siempre, desde el anonimato, construyeron una vez mas, uno de los carros mas impactantes que deslumbró en la Vía Blanca y Carrousel.

María Laura Micames, Reina nacional de la vendimia. Y no es poca cosa.

Deja un comentario