Alcohol al volante: hasta $ 100 mil de multa a conductores ebrios

Por Juan Manuel Torrez.

El Gobierno está ultimando los detalles del proyecto que endurecerá severamente las multas y sanciones contra aquellos que conduzcan alcoholizados. Ante la cadena de accidentes trágicos protagonizados por personas que manejaban borrachas, en el Ejecutivo descartaron plantear una medida de “alcohol cero” pero sí impulsan modificar leyes para agravar las multas.

El proyecto que el Ejecutivo presentará mañana o el martes en la Legislatura plantea aumentar a entre $ 40.000 y hasta $ 100.000 las sanciones, más la retención del vehículo. Y hasta podría haber días de arresto para los infractores.

Tal como informó a Los Andes el subsecretario de Relaciones Institucionales del ministerio de Seguridad, Néstor Majul, la iniciativa prevé multas que irán de $ 42.000 a $ 108.000 para el conductor si el test de alcoholemia le marca más de 0,5 gramos de alcohol en sangre. Hasta el momento, la Ley de Tránsito fija sancionres que rondan los $ 10.000 si se paga dentro de los cuatro días hábiles desde que la misma se labró. 

Pero en el Gobierno apuestan a dos sanciones extra para “presionar” a los posibles infractores: la retención del vehículo por parte de la Policía, el que quedará en poder del Estado hasta que se pague la multa; y días de arresto, dependiendo del grado de violación de la ley.

Majul explicó que la norma prevé la modificación de dos leyes: la de Tránsito (9.024) y también el Código Contravencional (9.099), ya que el objetivo es marcar también una diferencia entre las multas para los conductores alcoholizados en valores entre 0,5 gramos de alcohol en sangre y 1 gramo, y de 1 gramo hacia arriba, donde se incluye la posibilidad de quedar arrestado. 

En la ley de Tránsito cuando se supere el mínimo permitido de alcohol en sangre (0,5) se aplicará una multa base de 3.500 Unidades Fijas ($ 42.000), que superarán ampliamente las fijadas actualmente (alrededor de $ 18.000).

En tanto, en el Código Contravencional (o de Faltas) se modificará el artículo 67 de Conducción Peligrosa, agregando días de arresto para los que conduzcan con más de 1 gramo de alcohol en sangre. También se prevé la posibilidad del trabajo comunitario, tal como está especificado en este Código.

En cuanto a la variación del costo de las multas, Majul indicó que eso lo determinará un juez de Paz que tenga la causa, pero incidirá también si hay agravantes como exceso de velocidad y uso del celular, entre otros. 

“Los cambios son muy fuertes. Si te paran y tenés más de 0,5, no solo te pondrán una multa mucho más alta que la actual, sino que te van a quitar el vehículo y no lo podrás recuperar hasta que la pagues. Pero también te podrá implicar días de arresto o trabajos comunitarios, según se determine en cada caso”, señaló Majul.

Diego Costarelli, senador de la UCR que impulsará el proyecto, explicó que todo lo que se está llevando a cabo es “para bajar la cantidad de accidentes graves por el consumo de alcohol”, y añadió que se suma a las campañas de concientización oficiales. 

También aclaró que el proyecto de ley “se está respaldando con gestión”, y que se planea la construcción de un módulo penitenciario en El Borbollón para albergar a quienes tengan que cumplir días de arresto. Majul añadió que habrá comisarías con calabozos para estas medidas de detención preventiva.

Claves

Multas más altas.  Actualmente para un conductor que conduce alcoholizado la sanción económica parte de los $ 18.000. Este proyecto lo sube a un mínimo de $42.000 y puede llegar hasta $ 108.000. 
 
Persiste el 0,5 como límite.  En el Ejecutivo sostienen que la tolerancia cero no solucionará el problema de los accidentes de tránsito, pero sí  que endurecer sanciones ayudará a tomar conciencia.   Retención del vehículo  Otro cambio sustancial en la Ley es que al conductor no soló se lo multará, sino que se le secuestrará el auto o moto. Lo recuperará una vez pagada la multa. 
 
Días de arresto. Al endurecimiento de las multas se suma la posibilidad del arresto para aquellos que tengan más de 1 gramo de alcohol en sangre.

“Debemos reaccionar como sociedad”

Tanto Majul como Costarelli indicaron que endurecer sanciones tiene que ir acompañado de una concientización de la sociedad, para evitar accidentes.

“Se bajó la siniestralidad y también las muertes por accidentes de tránsito de un año a otro”, aseguró el funcionario del Ministerio de Seguridad. No obstante, consideró que “como sociedad no recapacitamos y debemos reaccionar, porque el rango de 18 a 35 años, los jóvenes, son los que lamentablemente participan en mayor medida en estos hechos”.  

Sin embargo, a contramano de la propuesta del Ejecutivo, ya hay lanzada una petición en el sitio Change.org para que en Mendoza se implemente el “alcohol cero”, medida que el gobernador Cornejo descartó en los últimos días.

“El alcohol cero no es solución”, dicen en  la Nación

Carlos Pérez, director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, afirmó que una política de “alcohol cero” a la hora de conducir “no es una solución” a la problemática de los accidentes de tránsito y destacó que es necesario insistir en un cambio cultural. La misma línea sostuvo la última semana el Gobierno provincial para justificar los cambios que impulsa a la Ley de Tránsito descartando la tolerancia cero.

“Nosotros entendemos que el alcohol cero no es una solución, sino que tenemos que cambiar la conciencia de los argentinos en cuanto a su conducta con el alcohol y la conducción”, afirmó Pérez en conversación con el canal TN y argumentó que “hay muchos países del mundo (donde no rige esa política) que no tienen la incidencia de siniestralidad que la Argentina”.

A nivel nacional, existe una tolerancia de 0,5 gramos de alcohol por litro en sangre para poder conducir, si bien en algunos distritos rige la política de alcoholemia cero como en las provincias de Jujuy, Salta, Neuquén y en algunos municipios de Córdoba.

“Necesitamos entender los peligros que implica conducir con alcohol en sangre, ese es el propósito fundamental”, explicó el funcionario nacional.

Por otra parte, Pérez señaló que según un estudio que hizo la Agencia Nacional de Seguridad Vial, “los jóvenes no perciben el peligro ni el riesgo y la franja etaria donde más siniestros se produce es entre jóvenes de 15 y 35 años. Para nosotros es muy importante trabajar muchísimo en ese cambio de conducta”, insistió.

Fuente: Los Andes

Deja un comentario